Diario de un esclavo

sumisión en silencio y obediencia ciega

minirelato

-Hoy todo el mundo en el bar te usará…. todo aquel que pueda pagar el precio- dijo el Amo con una sonrisa a la entrada del local- Solo que no verás ni oirás nada.
inmediatamente le puso la capucha de cuero acolchado que lo sumió en la más profunda oscuridad y en el más radical silencio. apretó las correas y cerró el candado. luego tiró de la correa para que se moviera y entrara en el club.

FdD procesos y objetos

por un proceso de contagio, hay muchas formas de convertir un esclavo en un objeto y cubrirlo de “objetos” es una manera de hacerlo. el cuerpo es parte de la identidad, cubriéndolo cubres esa identidad, sustituyéndola por otra. es lo que hacemos normalmente cuando nos vestimos. el médico se pone la bata y ya no es juan o antonio, sino el doctor tal; o un sacerdote que se reviste para la misa, o un policía que se pone el uniforme. ya no es él mismo sino un representante de la autoridad.
con el bdsm ocurre prácticamente lo mismo. el cuero, el latex, el skin, se viste para cambiar de identidad, para revestirse de algo diferente, en este caso algo que lleva dentro y que necesita sacar para ser. momificar a un esclavo, cubrirlo de latex y, sobre todo, ponerle una capucha, potencia el proceso de objetificación, de privar al esclavo de su identidad y convertirlo en un perro, para luego llevarlo hasta ser un objeto.

día 1766 de esclavitud, 213 de castidad

por la mañana, nada más ducharse, el perro ha grabado el video para el Dueño, Éste le dijo que sólo faltaba el collar de perro, ya que llevaba la jaula y las botas. así es como el Dueño quiere que el perro vaya siempre. cuando de el Gran Salto todo será así, siempre con botas, siempre con jaula… y siempre con collar o cadena. son los tres símbolos de la esclavitud. de las tres cosas el perro ya tiene las botas y la jaula, sólo falta el collar. el Dueño desea que el perro lleve la cadena y el candado siempre que esté en casa. el Dueño tiene una cadena que es la que le pone al perro nada más aterrizar en madrid. pero el perro tiene otra cadena y un candado en las palmas. es la cadena que llevaba en el primer encuentro con el Dueño. a partir de ahora lo llevará siempre en casa, porque es imposible llevarlo en el trabajo. un nuevo paso, un nuevo tirón de la correa.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD objeto de cuero

un esclavo es un objeto, una propiedad; no es una persona, al menos no es un sujeto de derecho, porque no tiene ninguno. ha renunciado a ellos cuando se sometió a la voluntad de su Amo. las leyes no reconocen esta situación, aún, pero es un acuerdo “libre” entre dos personas, por el que uno de los miembros del acuerdo deja de serlo y cede sus derechos a la otra, que los acepta como medio de desarrollo de ambos. el Amo tiene la obligación de desarrollar las aptitudes sumisas de su propiedad, haciéndolo feliz y cumpliendo su parte del contrato. el esclavo tiene la obligación de obedecer en todo a su Amo porque así llegará a ese punto. es una relación simbiótica perfecta.
como objeto que es, como propiedad, cualquier cosa que ayude y potencie ese hecho es bienvenido por el esclavo: la privación de al capacidad de hablar, de moverse, de decidir, de obtener placer… son etapas, pasos que se van dando y que van acercando al esclavo a su objetivo: eliminar todo rastro de lo que fue, de lo que creyó, de lo que pensó, para convertirse en algo nuevo, algo que no alguien. recibe una nueva identidad que le da su Amo, un nuevo ser que le permite vivir como siempre deseó, aunque nunca pudo, y pocas veces creyó que fuera posible. por eso cuanto más silencio mejor, cuanto más bondage mejor, cuanto más obediencia mejor. eso es lo que desea el esclavo. sin contemplaciones, sin consideraciones, de forma radical y absoluta. si se es un objeto, una propiedad, no se puede ser otra cosa. los objetos no son personas, aunque sigan siendo humanos, igual que un perro es un perro, aunque sea tu mascota y le pongas un nombre. al nombrarlo le das la identidad que tú quieres y lo conviertes en tu propiedad. igual pasa con un esclavo. sea en vigilia o descansando, el esclavo no es más que un objeto, en el caso del Dueño quiere que el suyo sea un objeto de cuero, como el de la imagen. lo único que su perro puede decir, Dueño, es: así sea.

día 1765 de esclavitud, 212 de castidad

hoy ha pasado algo extraño. iba el perro de camino al trabajo conduciendo, cuando se tocó entre las piernas y notó la jaula de metal. aquello le “excitó”, podría decirse así aunque realmente la propia jaula impedía que tuviera una erección. durante un buen rato el perro estuvo acariciando la jaula. es el colmo de la sumisión, un esclavo que acaricia y adora la herramienta de su sumisión. al menos ya está haciendo más frío, o menos calor, depende de cómo se vea. eso hace que llevar las botas sea más llevadero.
el perro tenía una reunión importante durante la mañana, junto con un montón de jefazos. el perro estuvo prácticamente desde las nueve hasta las dos de la tarde sentado en un salón de actos escuchando cosas “elevadas” e “importantes”.
el perro no pudo evitar caer en la cuenta de que llevaba la jaula y en qué pensarían todos los del salón del actos si lo supieran, así como que era un perro esclavo y sumiso.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD collared 2

ayer hablábamos de los collares, que son el símbolo de que un esclavo tiene Dueño, Propietario, que pertenece a alguien y, por tanto, no es libre. por supuesto no deja de ser un objeto que, como veíamos ayer, algunos consideran puramente estético, pero consideremos su sentido. cerrado con un candado, bien sea por llave o por combinación como el de la imagen de hoy, es algo que el esclavo no se puede quitar, permaneciendo puesto hasta que el que lo colocó decida retirarlo. es algo que se usa con los animales domésticos: perros, gatos, vacas, ovejas…. todo animal que pertenece a alguien debería llevar un collar. al principio al esclavo le puede pasar como a esos animales, que nota algo extraño, ajeno y quiera quitárselo. así puede pasar algún tiempo, hasta que comprenda que no puede, al menos por si mismo. ya no tiene control sobre eso y todos los demás son capaces de verlo, de verle con el collar puesto, equiparándolo a un animal doméstico, a un perro.
para un esclavo natural, aceptar tu collar es aceptar tu condición y vivierlo con orgullo, honrarlo, venerarlo, porque ha sido tu Amo quien te lo ha puesto y le perteneces desde ese preciso instante. puedes suplicar que te lo quite, simbolizando con eso que deseas la libertad, pero todo esclavo natural sabe que eso es pedir una condena, una vida de insatisfacción, soledad, no realización… en definitiva una no-vida.

día 1764 de esclavitud, 211 de castidad

hoy el perro salió bastante decepcionado del trabajo. las cosas no fueron demasiado bien, y no por decisiones del perro sino porque la gente, cada vez lo tiene más claro, se deja llevar por el ego. el hecho es que hoy esto le afectó bastante.
a pesar de eso el perro tuvo que ir al master por la tarde, y la verdad es que fue la solución porque compensó lo ocurrido por la mañana. pensar en otras cosas sirvió para olvidar lo ocurrido. siempre el perro ha vivido esto como un respiro, como un punto y aparte que le permite cambiar de aires. cuando llegó a casa estaba mucho mejor.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD collared

ayer terminamos el comentario de la Foto del Dia, hablando de collares, y hoy comenzamos con lo mismo. el collar es el símbolo por excelencia de la esclavitud. un amante del bdsm con un collar está diciendo primero que es sumiso, esclavo, y segundo que tiene dueño, especialmente si el candado está cerrado. por supuesto no siempre se cumple y algunos llevan cadenas y candados al cuello por cuestiones estéticas, como si fuera un colgante, algo de lo que el perro está completamente en contra. los símbolos son importantes y deben respetarse porque si no, no se da la información necesaria y se pueden producir malentendidos.
en algunas relaciones el perro ha visto que los collares varían. los hay para llevar por la calle, para llevar en la mazmorra y de castigo. suelen ser de distinto grosor y más o menos cómodos de llevar según la circunstancia. desde luego en el caso del perro el Dueño lo ha dejado claro. su uniforme serán la jaula, el collar y las botas. las tres cosas las llevará permanentemente.

día 1763 de esclavitud, 210 de castidad

el perro se ha convertido en lo que quiso ser, aquello que admiraba y que buscaba. hoy, caminando por la ciudad en botas, el perro se dio cuenta de los pocos que las llevan. en otro momento, y en este, el perro se fijaría en cualquiera que llevara botas, se fijaría en él mismo si pudiera verse desde fuera. la verdad es que son unas botas fantásticas, las mejores, botas vaqueras negras brillantes, botas sendras. son botas que marcan un compromiso, un fetiche, una adicción. el perro entró en un bar a tomar un café y había un hombre en la barra, tomando algo. inmediatamente se fijó en que llevaba botas, unas marrones, algo fashion, de esas que tienen cremallera a un lado. el perro llegó a llevar algunas de esas. llaman la atención pero no son botas como las del perro. hay diferencias, ha jerarquías, hay grados y niveles. instintivamente el perro se pone recto, se yergue, pone la espalda recta. el perro siempre está por debajo del Dueño, pero por encima de todos los demás. el perro se pregunta si el de las botas de la barra se ha fijado en las botas del de la mesa que está escribiendo. se pregunta si comparten su fetiche o sencillamente las lleva por moda y, por último, se pregunta si leerá estas líneas y reconocerá que estuvo cerca del perro que esto escribe. es un juego de reconocimiento que se puede producir o no, pero que resulta interesante.
en otras circunstancias, en otros momentos, el juego es más claro. hay cruce de miradas, las botas son más explícitas y todo es más claro. al final no llega a nada, porque el perro lleva la jaula, y porque tiene prohibido nada por el Dueño, pero ¿qué pasaría si el Dueño dijera, busca un botero y tíratelo, o sométete a él? lo haría el perro sin duda, por obediencia, porque el Dueño lo ordena. pero no pasará porque el Dueño es celoso con sus propiedades, al menos eso cree el perro y no dejaría que otro usara lo que es suyo sin una buena razón: un castigo, una penitencia, o una ofrenda a un Amo-amigo-colega.
el bdsm no deja de ser eso, un juego de reconocimiento, de miradas, de descubrimientos, un juego de identidades.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD chulería

la real academia define la chulería como cierto aire o gracia en las palabras y ademanes, dicho o hecho jactancioso y por último, conjunto o reunión de chulos. a priori no parece nada negativo eso de tener cierto aire y gracia en las palabras. el perro cree que en inglés la traducción sería attitude, pero no es exactamente así. como esclavo natural, el perro siente se ha sentido atraído por la chulería, que él interpreta como seguridad en sí mismo, como autosuficiencia, como reconocimiento de una superioridad natural. los Amos suelen tener esa chulería, porque saben que han nacido para ser servidos, obedecidos, y que hay toda una casta de esclavos que están dispuestos a ello.
sin embargo la chulería no es suficiente, debe ir acompañada de benevolencia, consideración, educación y respeto. si falta alguna de estas cuatro cosas, la chulería se convierte en un arma para el abuso y la dominación desconsiderada. un Amo natural sabe cómo es un esclavo y lo usa, y le ordena, y es obedecido, pero precisamente por eso lo respeta y, cada uno en su lugar, mantienen unas normas básicas de educación y cuidado.
los esclavos buscamos esa chulería, esa seguridad, pero también las otras cualidades, porque son las que diferencian a un auténtico Amo de un maltratador. hay que tener cuidado, hermanos, ante quien te arrodillas y a quien dejas que te ponga el collar. una vez cerrado, honorablemente, sólo puede quitártelo quien te lo puso.

día 1762 de esclavitud, 209 de castidad

el perro entró hoy en el trabajo a las ocho de la mañana y salió a las ocho de la noche. fue un maratón de 12 horas que sólo se interrumpió de dos y media a tres para comer un bocadillo y una coca cola. a esto habrá que añadir cuarenta y cinco minutos de ida y cuarenta y cinco minutos de vuelta. al final más de 13 horas fuera de casa.
la primera pregunta que surge es si compensa. aunque alguien pudiera pensar lo contrario, no es el dinero suficiente motivación. sin duda es marcar la diferencia lo que importa. hay una diferencia entre estar y no estar, entre hacerse presente y no hacerse presente, entre hacer el trabajo de una forma o de otra. eso es lo único que compensa y por eso el perro está haciendo lo que está haciendo, en un intento de marcar esa diferencia, aunque sea costoso y agotador.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD el dolor por venir

el perro sabe que hay una cuestión pendiente que le causa cierta ansiedad, temor y excitación: la reciente inclinación al dolor del Dueño. el Dueño le ha dicho al perro que quiere hacerle sufrir y que el perro le ofrezca ese dolor. igual que en los encuentros donde se ha producido cierto grado de dolor, el perro, sin ser masoquista, lo ha soportado por su Dueño, el Dueño ahora quiere que ese ofrecimiento sea más intenso, más radical, más profundo y serio; quiere que sea parte importante de la sumisión del perro.
el perro está dispuesto. tan dispuesto que el único temor que tiene, es que el Dueño se corte porque piense que el perro no pueda soportarlo. para un esclavo natural eso sería muy humillante, porque el esclavo confía y se entrega al Amo y es El y no el esclavo el que pone el limite. la confianza en la que se basa toda relación D/s establece que el Amo siempre intentará llevar al esclavo más lejos, pero nunca tanto como que no pueda soportarlo. hay malos Amos que no tienen esto en cuenta y convierten la confianza en abuso. no es el caso del Dueño. el perro sabe que el Dueño llevará al esclavo hasta donde crea que pueda llevarlo. hasta ahora nunca le ha ordenado nada que no pudiera hacer, aunque costase. de hecho ha desmotrado su sabiduría, desde el principio, poniendo límites al perro que quería correr más, pero el Dueño sabía que no estaba preparado.
el entrenamiento en el dolor comenzará pronto y quien sabe, tal vez sí que pueda el perro decir algún día que se ha convertido en masoquista, pero por ahora sabe que lo que viene sólo será por su bien, para el bien del Dueño y para el bien de la relación. el perro soportará el dolor en silencio absoluto y ofrecerá ese sufrimiento ante las botas de su Dueño, para que sepa que le pertenezco plenamente.

día 1761 de esclavitud, 208 de castidad

el perro no puede dejar de penar en la conversación de ayer con el Dueño. la utilización del dolor en la relación bdsm es algo relativamente novedoso para él, y el perro está un poco asustado o temeroso, siempre lo está cuando esta variable entra en juego. el tema es que, cuando el Dueño entra en algo, no lo hace a medias sino que se mete a fondo, hasta el final y con todas sus consecuencias. cuando empezó a gustarle el latex, lo hizo sin consideración. botas sobre todo, y es cuestión de tiempo que el perro lleve un traje completo de latex. ahora le ha tocado el turno al dolor y la tortura.
el Dueño no se anda con chiquitas, así que el perro espera encontrarse con una mazmorra perfectamente amueblada y surtida.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD afortunado

una de las cosas que más gustan al perro siempre es saber que no está sólo, ni que es el único. la idea de que era un ser extraño, raro, distinto a todos por excitarse viendo a tios atados o con cueros siempre le angustió. pensaba que había algo mal en él. es la sensación que tienen los gays cuando van creciendo. ya en la universidad, el perro descubrió un libro de dibujos de Tom of Finland que aún conserva. estaba de saldo y nada más verlo entró en shock. fue como una iluminación. casi no lo compra de la vergüenza que sintió pero mereció la pena porque le abrió la puerta a un mundo nuevo. el siguiente paso fue internet y ahora el perro sabe que pertenece a un mundo más amplico, con Amos y hermanos esclavos por todo el mundo. los que están comenzando su camino de sumisión ahora lo tienen mucho más fácil.
todo esto viene a la mente del perro cuando ve imágenes como la de hoy, con cierta antigüedad. el fetichismo siempre ha estado presente en la vida sexual de la humanidad, de una forma u otra, más o menos aceptada, con más o menos éxito. quien piense lo contrario que vea la ola de cincuenta sombras de grey, con todo lo criticable que pueda ser, el perro cree que es la punta del iceberg de todos aquellos que tienen deseos “inconfesables” y que no se atreven a vivirlo. desde esta perspectiva el perro se siente extremadamente afortunado porque hay un Amo que lo ha tomado como su propiedad, que lo entrena y lo controla, que lo mantiene en castidad y que ejerce su poder sobre el perro. el perro es afortunado porque puede obedcer a su Dueño y así, se enraíza aún más en toda la tradición de los hermanos que lo precedieron y entre los que están por venir.

bienvenidos

bienvenidos al espacio virtual de diario de un esclavo. aquí encontrarás el camino que está recorriendo un perro hacia la sumisión y la obediencia ciega, de su vivencia como una propiedad de su Dueño.
si deseas dejar algún comentario sobre las entradas o sobre cualquier cosa puedes hacerlo enviando un email a
diariodeunesclavo@gmail.com

etiquetas por temas

Anteriormente

calendario de entradas

diciembre 2014
L M X J V S D
« nov    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

dias online

dias de esclavitud

alejado de su Dueño

castidad

twitter