Diario de un esclavo

sumisión en silencio y obediencia ciega

día 1659 de esclavitud, 107 de castidad

por fin hoy el perro se ha puesto a los pies de su Dueño, después de casi tres meses. el perro se levantó muy temprano porque el avión salía a las seis y media. rápidamente metió lo imprescindible en una mochila y salió para el aeropuerto. el viaje fue más llevadero de lo que pensaba y se le hizo corto.
el Dueño tenía cosas que hace, así que el perro cogió el metro para el centro. primero fue a fnac a cumplir su encargo. hacía calor y sudaba mucho. en fnac se estaba bien y el perro encontró lo que buscaba. luego fue hacia chueca, a sr. allí compró una mordaza de cuero tipo brida de caballo, para ofrecérsela al Dueño por su santo.
a continuación siguió hacia berkana donde se encontró con un nuevo comic de tagame. bueno, el comic es antiguo pero ha sido editado en papel en inglés. el perro compró uno para él y otro para el Dueño. ese es uno de los rituales. todo lo que se ha publicado en españa de tagame lo tiene el Dueño y todo se lo ha ofrecido el perro en sus viajes. el perro siguió mirando libros, su debilidad. lo normal hubiera sido ir a d´mystic y tomar algo. eso es lo que el perro hace en todos sus viajes, pero esta vez no lo hizo y cogió rumbo a casa del Dueño. estaba bañado en sudor así que se paró a hacer tiempo en un bar donde pidió unas cañas y una cerveza.
recibió una llamada del Dueño diciéndole que debía estar en la puerta de su casa a las dos y cuarto, y allí fue.
nada más entrar, sin mirar siquiera al Dueño que había abierto la puerta, el perro cayó de rodillas y se agarró a sus botas, lamiéndolas. eran las sendra repujadas que siempre lleva cuando el perro llega porque fueron las botas que llevaba cuando perro y Dueño se encontraron por primera vez, porque fueron las botas con las que “capturó” al perro.
como en otras ocasiones empezó a hablar y a introducir al perro en un estado de subspace con sus frases tipo: “ya has llegado”, “estas en casa”, “esta es tu auténtica vida”, “siente las botas de tu Dueño”., “agárrate a ellas porque nada malo te puede pasar”, etc.
el perro iba entrando rápidamente en un estado de sumisión profundo sobre todo porque, además llevaba los pantalones de cuero. su olor, su tacto, ponía al perro a cien. a partir de ese momento el perro estuvo en un estado casi permanente de dolor porque llevaba puesta la jaula de metal, que se había colocado en barajas nada más aterrizar. eso le acompañó casi toda la tarde, el dolor de la excitación.
estaba el perro lamiendo sus botas cuando el Dueño se da la vuelta y, desde atrás, coloca al perro la cadena y el candado, el máximo símbolo de que es un esclavo de su propiedad. pero no siendo suficiente con eso, el Dueño le pone el collar de cuero negro que lleva sujeto una correa.
el Dueño también lleva una fusta con la que acaricia al perro, que sigue a cuatro patas lamiendo las botas y el cuero de su Dueño. entonces el Dueño tiró de la correa y llevó al perro a cuatro patas por todo el pasillo hasta un cuarto de estar donde había aire acondicionado. El se sentó en el sofá y el perro se tumbó a sus pies, poniendo su cabeza en su regazo, cubierto del cuero.
-Acaricia el cuero de tu Dueño, perro – dijo El.
la jaula dolió aún más. el perro estaba muy excitado y la presión aumentaba. sin embargo interiormente le inundó un sentimiento profundo de paz y tranquilidad. el perro no dejaba de acariciar las botas y el cuero de su Dueño, mientras El seguía hablando, diciendo cosas que perforaban la mente del perro como metiéndolo en un estado hipnótico.
-Para mi eres un objeto de mi propiedad, un ser inferior que sirve a un ser superior… es el orden natural de las cosas… así debe ser todo, tú a mis pies y yo sobre ti- decía el Dueño.
cada frase era como una gota que iba perforando la cabeza del perro haciendo que cayera por un agujero hasta el lugar más profundo de sumisión.
el perro había llevado una fusta que el Dueño llevaba en la mano hasta la sala de estar. la había llevado en la boca y el Dueño la cogió y empezó a decirle que le excitaba su dolor, que sufriera en silencio y le ofreciera ese sufrimiento. justo acababa de levantarse para salir al pasillo cuando el perro se quitó rápidamente la camisa y se bajó ligeramente los pantalones mientras se postraba entre las botas del Dueño. el culo quedaba en algo, al igual que la espalda y el mensaje era claro:”soy suyo y le ofrezco este cuerpo por si desea torturarlo”.
el Dueño lo entendió enseguida y dijo: “Voy a darte diez, sólo diez, pero aumentando en intensidad. Tú agárrate a las botas”; y así lo hizo el perro.
fueron diez azotes que el Dueño dio al perro y con los que éste no se movió, ni emitió ningún sonido. cuando se hizo el diez, el perro se puso erguido de rodillas y se metió la polla del Dueño en la boca y comenzó a comérsela al tiempo que El lo acariciaba y le decía que estaba orgulloso de su perro. el perro estaba en la gloria.
a continuación el Dueño llevó al perro a su habitación y colocaron allí las cosas. luego el perro se duchó y al salir ya se puso las botas altas de goma. cuando se mira al espejo vio lo que realmente era, un perro esclavo porque sólo llevaba la cadena, la jaula y las botas.
antes de ducharse el Dueño le quitó al perro la jaula y le ordenó que se tumbara en la ducha boca arriba. el Dueño se bajó los pantalones y el perro supo lo que vendría a continuación. el Dueño orinó sobre su perro, tomando posesión de lo que es suyo, bautizándolo con su orina mientras el perro se humillaba y excitaba cada vez más. el perro también suplicó permiso y él mismo se orinó sobre él. sentir todo ese líquido caliente encima de uno le ayudó aún más a darse cuenta que había llegado a casa. cuando el Dueño terminó le ordenó limpiarse.
entonces lo llevó al dormitorio y el Dueño se tumbó en la cama. a continuación ató al perro las manos por delante y le puso la mordaza que éste le había ofrecido nada más llegar.
-”Es una mordaza muy de Dueño”- dijo el perro.
a continuación acarició al Dueño hasta que éste se corrió, tumbado a su lado, no sin antes atarle los pies al perro. tras esto llevó al perro a la cocina, aún con las manos atadas. allí lo desató y comieron, el perro con la cuerda atada al cuello.
después de la comida volvió a llevar al perro al dormitorio y dijo:
-Ahora quiero que te ordeñes.
ató las manos al perro por delante, le puso una mordaza de cinta y le quitó la jaula de metal. el ordeño fue una experiencia tremendamente desagradable para el perro. no tardó ni tres minutos, literalmente. la leche salió casi con dolor. no hubo ruido, ni un gemido y por supuesto no hubo orgasmo. el perro llevaba varias horas excitado y cuando creía que se iba a desahogar, tiene una de las experiencias más desagradables que recuerda con el sexo. sintió como vergüenza, pero también confusión. ¿será ya incapaz de sentir placer alguna vez? ¿ tan condicionado está con su vida en castidad? fue muy desagradable incluso como dice el perro, doloroso.
no lo compartió con el Dueño porque no venía a cuento pero algo se quebró en el perro: la certeza de que tal vez eso de que ya no tendrá un orgasmo no era una fantasía ni una idealización. sólo los hombres tienen derecho a orgasmos. los animales y objetos animados sólo podemos ser ordeñados como medida de salud.
hoy el perro se sintió un auténtico ser inferior, ordeñándose y los sentimientos que tuvo fueron eso precisamente. tras ordenar limpiarse, y limpiar lo que había en el suelo, el Dueño ató al perro en la cama: manos por delante con cueras y pies.
-Ahora, duerme una siesta, que te has levantado temprano.
y el Dueño salió dejando al perro atado en la cama. el perro durmió así durante un tiempo, dos horas le dijo el Dueño más tarde, porque no tenía forma de controlar el tiempo. en madrid el tiempo se altera para el perro.
cuando el perro se despertó el Dueño estaba en la habitación y salieron al cuarto de estar del principio.
llevaba una camiseta negra, las botas de goma alta, la cadena con el candado y la jaula dentro de unos calzoncillos. perro y Dueño estuvieron un rato hablando y entonces el Dueño volvió a atar al perro, esta vez con las manos a la espalda. luego ató los pies y puso al perro una fuerte mordaza de tela alrededor de la boca.
lo sentó en una silla y empezó a “jugar” con él. volvió a utilizar las palabras como forma de excitación: “Eres mio”, “Me perteneces y puedo hacer contigo lo que quiera”, “Necesitas ser humillado porque vienes muy subido”; “¿Verdad que necesitas humillación?”. a todo esto el perro no pudo sino asentir con la cabeza.
entonces el Dueño hizo una cosa que no suele hacer al perro: le giró la cabeza hacia atrás y le escupió. si la intención era humillar al perro, el perro se sintió profundamente humillado, y eso en este caso, se traduce en una entrega aún más total y definitiva, una caída de barreras y resistencias.
a continuación empezó a hacer al perro breath control, sólo tapando la nariz del perro con los dedos. como tenía la mordaza puesta, el aire le faltó al perro en poco tiempo. el Dueño esperaba y hasta que el perro no se resistía en busca de aire, no lo soltaba para que pudiera respirar.
hizo eso un par de veces y a continuación el Dueño se corrió sobre el perro, en las botas que el perro llevaba.
después vino la cena y nos sentamos a ver una película. fue la primera vez que no se sentó el perro en el suelo a los pies de su Dueño.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD original

un acto simple, sencillo, que se repite cientos de veces a lo largo y ancho del mundo, allí donde haya una pareja D/s sea gay, hetero o de cualquier tipo. tal vez sea el acto más originario, el primigenio de una relación bdsm, el besar o lamer las botas, o los pies del Dominante.
nada hay más sencillo, nada hay más básico, y nada establece la jerarquía como este gesto. uno puede llegar después de haber estado dando órdenes todo el día, por ser jefe o tener una responsabilidad, o incluso de manejar millones, si trabajas en un banco, pero basta con que te arrodilles y lamas las botas de tu Amo para que recuerdes qué eres y a quien perteneces. órdenes y millones quedan atrás. sólo eres un esclavo y perteneces al Dueño de esas botas. a El pertenecerás a partir de ese momento.

día 1658 de esclavitud, 106 de castidad

un perro sabe que necesita reencontrarse con su Dueño cuando proporcionalmente la no-vida está más presente que su auténtica naturaleza. y ya es hora.
aunque teóricamente de vacaciones, el perro ha tenido que resolver cuestiones del trabajo hoy. por la tarde se negó a hacerlo y estuvo, con permiso del Dueño, tomando café y despidiendo a un conocido que emprende un largo viaje.
mañana saldrá para madrid, a pasar unos días con su Dueño. ya ha recibido instrucciones: capucha cerrada y con cremallera, ipod, protector bucal, mordaza de tubo y poco más. el Dueño ha permitido al perro viajar con zapas, por el calor y por lo corto del viaje, cuatro días, pero al perro le esperan las botas en madrid, unas sendras y las de goma. el perro supone que el protector bucal es para pasear por madrid amordazado sin que se den cuenta, y las capuchas y el ipod para alguna sesión de reprogramación, pero sólo son suposiciones porque quien decidirá todo a partir de mañana será el Dueño. ojalá esa fase fuera real siempre y el perro sólo tuviera que obedecer. sería el estado ideal para un perro natural.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD elegancia fetichista

a pesar de lo que pueda parecer, la elegancia no está reñida con cierto toque fetichista, como vemos en la FdD de hoy. una persona en el trabajo enchaquetado, con un toque sport por los vaqueros pero elegante en los complementos: gafas y reloj.
sin embargo las botas, sin dejar de ser igualmente elegantes, le da un toque fetish que llamaría la atención de cualquier amante del bdsm. es la combinación perfecta, porque el perro lo imagina reunido, en un consejo de administración, tal vez haciendo trato de miles de euros, pero a la vez mostrando que tiene unos gustos concretos, y dando pie a quien desee arrodillarse y lamerle las botas que pueda suplicarlo y hacerlo.

día 1657 de esclavitud, 105 de castidad

el perro se ha rapado hoy. es un gesto de humillación, de sumisión porque preocuparse excesivamente por la estética alimenta el ego. el perro se rapó al uno con la máquina y quedó muy cómodo por el verano, otra ventaja de esta práctica. por falta de tiempo el perro no pudo raparse los genitales pero lo hará en estos días, antes de presentarse ante su Dueño.
hoy el perro ha tenido un mal día en su no-vida, sobre todo por la incompetencia de algunos. el perro no tiene derecho a enfadarse, eso sería nuevamente el ego, pero sí le gustaría que la gente hiciera su trabajo, con un mínimo de consideración sería suficiente.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD ¿perfección?

si la perfección existe en el mundo leather, tiene esta imagen sin duda: un lederón de punta en blanco, con todos los elementos necesarios e imprescindibles. desprende poder, pero sólo en sentido hipotético. la hipótesis es hipótesis porque debe ser demostrada. la imagen debe corresponderse con un contenido, porque si no se disuelve como una pompa de jabón que estalla en el aire. las botas son sólo botas y el cuero es sólo cuero, a menos que sean las botas de un Amo y los cueros de un Amo, y sólo eso será así cuando este lederón hable y actúe. entonces la perfección será una realidad.

día 1656 de esclavitud, 104 de castidad

un típico día estival vegetativo, en el sentido de estar descansado, sin hacer nada, salvo actualizar el blog, que estaba muy retrasado. eso es lo úncio que ha hecho el perro y no desea hacer mucho más. dentro de unos días estará el perro a los pies de su Dueño y le servirá tal y como El desee.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el esclavo.

FdD sin misterio

no hay misterio aquí, todo está claro y evidente: un Amo con su esclavo. el Amo está todo de cuero, con su látigo, símbolo de su poder efectivo y con la correa sujeta a alguna parte de su uniforme.
por otro lado el esclavo, sin derecho a hablar, semidesnudo y con la cadena y el candado al cuello. además de eso lleva otro collar del que pende su correa. el amo de cuero, el esclavo de neopreno, con las manos atadas a la espalda.
así son las cosas, así deberían ser, unos arriba y otros abajo, unos mandando y otros obedeciendo, en una jerarquía que equilibra todo y que da sentido a la realidad.

día 1655 de esclavitud, 103 de castidad

hace mucho calor, demasiado calor y eso afecta físicamente al perro. le produce dolor de cabeza. cada vez está más convencido el perro que nació para vivir en un lugar frío, muy frío, donde sea necesario usar cuero y botas; y pasar encerrado el invierno.
esto tiene una dimensión “vanilla” que se concreta en desear trabajar desde casa, una tendencia al aislamiento y a la soledad, aún siendo un ser eminentemente social y a quien la gente busca para estar con él o deseando algún tipo de consejo u orientación.
en los últimos días el perro le ha estado dando vueltas a eso de vivir en un pequeño lugar pero con lo suficiente para no tener que salir más que para lo imprescindible, y necesario.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD interior

el interior es interior precisamente porque no se ve, porque es difícil percibirlo. esta dificultad lleva a multitud de problemas porque presuponemos algo, que las cosas son de una manera, y resulta que son de otra.
tal vez entremos en un bar o local leather o fetichista y veamos a un tío impresionante, moldeado a base de horas de gimnasio con un traje de latex ajustadísimo que así permite ver sus músculos. está rapado y nos parece hipermasculino. si fuéramos Amos tal vez descartaríamos enseguida porque lo catalogaríamos como dominante por su físico. por el contrario si fuéramos esclavos tal vez intentaríamos llamar su atención.
sin embargo, el interior sería completamente distinto. veríamos que tiene un dispositivo de castidad que no sólo oculta e inutiliza su pene sino que prácticamente lo baja en la escala social hasta el punto de rozar la sub-humanidad. por mucho latex que tuviera, o por muy buen cuerpo que luciera, sería un esclavo dominado y sometido, que a lo sumo, estando sin propietario, podría ofrecer su culo para placer de Amos y Dominantes.
así es el mundo bdsm, un mundo lleno de sorpresas.

día 1654 de esclavitud, 102 de castidad

siempre sale, siempre vuelve. no se puede huir. puedes esconderlo, pero seguirá allí. si has nacido para ser esclavo y para vivir arrodillado, eso siempre saldrá. negarlo sólo llevará a una esquizofrenia que al final pasará factura. nadie puede huir de sí mismo.
hoy el perro ha hecho el ejercicio de ponerse a si mismo como en un espejo y mirarse profundamente, para decirse lo mismo: “eres un esclavo”, “perteneces a tu Dueño”, “no tienes derechos”. sólo vivo para obedecerle.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

minirelato

llevaba cinco días con las bolsas de cuero en sus manos. le obligaba a tener los puños semicerrados y cuando el Amo cerró los candados, pensó que era excitante. pero a medida que pasó el tiempo se dio cuenta de lo inútil que se había vuelto: no podía comer, ni ir al baño, ni leer o escribir, ni siquiera podía encender la tele o usar el ordenador. aquellas bolsas hacían que dependiera para todo de su Amo.

FdD complementariedad frente a desequilibrio

simbiosis y complementariedad. Amo y esclavo, cuero y latex…. el bdsm está lleno de estas parejas aparentemente opuestas y contradictorias que dentro del mismo adquieren un equilibrio. la máxima clásica de que el bien está en el punto medio se consigue mediante la presencia de extremos que se compensan mutuamente: cuando más dominante es un Amo, más sumiso el esclavo; cuanto más fetichista de una cosa uno, más fetichista de otra el otro. cuanto más posesivo el Amo, más sentimiento de ser propiedad del perro. así se llega al equilibrio del justo medio.
el principal problema de las relaciones de Dominación/sumisión es cuando aparece el desequilibrio. cuando el Amo deja de ser Amo o el esclavo quiere tomar las riendas. entonces el engranaje chirría y aquello empieza a hacer aguas. si el perro quiere andar sobre dos patas, el Amono puede llevarlo bien por la correa.

día 1653 de esclavitud, 101 de castidad

todo el día en casa encerrado. el perro lo echa de menos, tanto tiempo fuera, haciendo cosas. muchas veces el perro ha pensado en lo que sería vivir encerrado bajo llave, sin tener que preocuparse más que de obedecer y someterse. cualquier encierro es negativo si es impuesto, pero si es voluntario y deseado, entonces puede ser algo muy gratificante. el de hoy era de este último estilo, añorado y deseado.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

bienvenidos

bienvenidos al espacio virtual de diario de un esclavo. aquí encontrarás el camino que está recorriendo un perro hacia la sumisión y la obediencia ciega, de su vivencia como una propiedad de su Dueño.
si deseas dejar algún comentario sobre las entradas o sobre cualquier cosa puedes hacerlo enviando un email a
diariodeunesclavo@gmail.com

etiquetas por temas

Anteriormente

calendario de entradas

septiembre 2014
L M X J V S D
« jul    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

dias online

dias de esclavitud

alejado de su Dueño

castidad

twitter