Diario de un esclavo

sumisión en silencio y obediencia ciega

FdD requisitos

es cierto que no es necesario ser licenciado pero para el perro, un Amo debe tener cierto nivel intelectual, pero no porque haya de saber muchas cosas, sino porque para dominar hace falta un refinamiento que no está al alcance de cualquiera. como le gusta decir al perro, golpearte puede hacerlo cualquiera, pero dominarte, pocos pueden.

día 1663 de esclavitud, 111 de castidad

las despedidas son desagradables para cualquiera, y más para un perro que aleja de su Dueño hasta la próxima vez que venga a servirlo y a ponerse a sus pies. hoy el perro regresó a canarias no sin antes pasar otro día con el Dueño.
se levantó tarde porque el Dueño lo permitió y, tras ducharse como el vuelo salía por la tarde, el perro se puso a escribir un poco en el blog. entonces llegó el Dueño y le amordazó con cinta americana manteniéndolo amordazado hasta la hora de comer.
al rato apareció el Dueño en el lugar donde estaba el perro trabajando y le ató las manos a la espalda. luego lo llevó a un vestidor que tiene el DUeño y lo metió dentro, atándole las piernas.
el perro estaba con las botas sendra, la jaula de metal, la cadena y el candado, amordazado con varias tiras de cinta americana y, finalmente, atado con cuerda de pies y manos. es el sueño de cualquier amante del bondage.
cuando se hizo la hora lo desató y ambos fuimos al aeropuerto, donde cumplimos otro ritual: tomas algo en la cafetería e ir por la librería que está enfrente. al final llegó el momento más triste: cuando el Dueño tiene que quitarle al perro el candado y quedarse con la cadena hasta la próxima vez que vuelva a estar bajo sus botas.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD bondage original

otra combinación de cuero y cuerdas, que deja al esclavo como siempre, indefenso y a merced del Amo. ¿realmente eran necesarias las cuerdas viendo las correas y la chaqueta de fuerza que tiene puesta el esclavo parece poco probable. sin embargo hace que sus pies estén en tensión aumentando la sensación de indefensión. la capucha provoca la privación sensorial y a la vez despersonalización. así tumbado, el esclavo apenas parece algo más que un objeto.

día 1662 de esclavitud, 110 de castidad

el Dueño volvió a dejar dormir al perro bastante y cuando se levantó lo dejó desayunar y ducharse, como todos los días. el Dueño es muy estricto con eso, algo que tiene el perro también: nunca descuidar la higiene, aunque en este caso, previo a la ducha, el Dueño bañó al perro con su orina de nuevo. es una práctica que se está haciendo común, posiblemente se vuelva normal, ser orinado por el Dueño antes de ducharse. es otra forma de limpiar. es una práctica que el Dueño ha adquirido “recientemente”. lo primero que hizo fue ordenar al perro que se tumbara en la bañera y luego ordenó que éste se orinara sobre sí mismo. aún no había terminado cuando el Dueño empezó a orinar al perro. primero fue el pecho, y luego fue subiendo hasta llegar a la cara. sentir el líquido caliente sobre el cuerpo y la cara del perro es una experiencia humillante y fantástica. la humillación es el alimento del esclavo.
a continuación el perro se lavó y se duchó adecuadamente. al salir no pudo evitar mirarse en el espejo de nuevo y ver la cadena con el candado al cuello y la jaula de metal en sus genitales y le consiguiente sentimiento de que era un perro esclavo.
cuando salió del baño el Dueño le ordenó que fuera a la habitación, y allí lo encontró vestido de cuero, tumbado sobre la cama. a orden del Dueño el perro se quitó la ropa dejándose las botas. el Dueño le puso unas esposas de cuero y lo amordazó con varios trozos de cinta americana.
-Ahora, ¡relájame!- ordenó- ¡Haz que me corra o te castigaré!
y el perro se colocó entre las piernas del Dueño y empezó a trabajar la polla de su Amo para que se excitara y se relajara corriéndose. estuvo un buen rato meintras oía sus gemidos. entonces el Dueño le puso un antifaz de cuero con lo que no veía nada. el perro siguió excitando a su Dueño casi sni voluntad, sin libertad. era un mero objeto de placer. no existía nada salvo dar placer al Dueño en aquel lugar y en aquel momento concreto. entonces el Dueño cogió una cuerda bastante gruesa y la ató alrededor del cuello del perro y de ahí a los genitales, creando una enorme tirantez.
-¿Ves?, no eres nada -decía- sólo un juguete sexual que uso a mi capricho.
durante todo el tiempo el perro sintió el dolor de la erección contenida por la jaula. es una gran sensación de impotencia cuando no puedes hacer nada para evitar que la excitación se convierta en dolor. la carne nunca podrá vencer al metal, y el candado nunca se romperá por mucho que presiones la inútil polla del perro.
al final, viendo la impotencia de su perro, el Dueño se corrió y sintió el placer que el perro tanto deseaba darle.
el perro quedó allí, tirado en la cama mientras el Dueño se limpiaba y volvía. entonces lo colocó boca arriba, le quitó las esposas que sustituyó por cuerdas y le ató fuertemente los pies. aún seguía amordazado y con los ojos vendados, en oscuridad.
-Así te vas a quedar un buen rato. ¡Descansa! -dijo el Dueño.
el perro estuvo unas dos horas así, según le dijo el Dueño más tarde, en completo silencio y oscuridad, completamente atado.
el Dueño lo desató para llevarlo a comer y, cuando terminaron y descansaron algo, el dueño llevó al perro a dar una vuelta por el centro, embotados por supuesto. fnac, gran via, y finalmente un refresco en chueca, nunca olvidando quién está al mando y quien obedece a quien. para el resto de los mortales seríamos dos amigos paseando. una amante de las botas gay tal vez hubiera pensado que éramos pareja y que nos iba el rollo botero, un 50% de aceite. pero sólo una AMo o un esclavo habría caído en la cuenta de la cadena que llevaba al cuello y de la actitud sumisa y de respeto de uno frente al otro.
para todos era algo “normal”, pero Dueño y esclavo estaban viviendo lo que pocos, muy pocos considerarían “normal”, una relación de Dominación/sumisión.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD constantes

una constante en el blog, porque es una constante en la vida del esclavo: botas de brillante cuero negro. son el calzado perfecto para un Amo, y lo son también para un esclavo si así su Amo lo considera. la vista se va a los pies y el perro salivea al verlas. las de hoy están curradas pero aún mantienen sus brillo, lo que indica que han sido cuidadas, mimadas, embetunadas. unas buenas botas necesitan y merecen atención.

día 1661 de esclavitud, 109 de castidad

otro día a los pies de mi Dueño. la verdad es que el día ha sido algo tranquilo, pero como hemos dicho en otras partes del blog, no vivimos una película porno, sino una relación de sumisión y obediencia donde El ordena según sus necesidades y el perro obedece según esas órdenes.
por la mañana el Dueño tenía que hacer, así que, tras ducharse y desayunar, puso al perro a trabajar como ayer. a cualquiera esto le puede parecer una pérdida de tiempo, pero el perro no ha tenido en meses la posibilidad de ponerse a trabajar así y lo está disfrutando muchísimo, eso sí, con la jaula y la cadena alrededor del cuello.
el perro está escribiendo todo en un cuaderno, porque no trajo el ordenador. sólo espera que no tarde mucho en teclearlo.
sin embargo la cosa no iba a quedar ahí. al rato de estar trabajando, la verdad es que fue bastante rato, el Dueño mandó a comprar algunas cosas que hacían falta, entre ellas film transparente, a un mercadona cercano. no hace falta ser un lumbreras para saber la función que tendrá ese film próximamente.
el perro fue en vaqueros, con un polo, la jaula, la cadena y las botas sendra que el Dueño tiene aquí del perro para cuando éste venga. hasta ahora el perro no se las había puesto en esta ocasión, pero se sintió muy a gusto con ellas, a pesar de que las encontró más curradas de lo que recordaba, un simple problema de percepción.
andar por madrid con botas sendra, a pesar de que hoy bajaron bastante las temperaturas, es un inequívoco signo de fetichismo botero. alguien tuvo que darse cuenta, aunque nadie lo expresó.
al llegar a casa, el perro se sentó en el cuaro de estar, en la silla donde ayer el Dueño usó al perro y, con permiso del Dueño, se quitó la camisa para refrescarse. tras una pequeña conversación, el mismo Dueño metíó el pantalón por dentro de las botas y procedió a atar al perro. primero fueron las manos a la espalda, luego las botas y, para completar el panorama, una mordaza de bola de goma que apretó fuertemente tras la nuca.
y entonces comenzó a hablar al perro y a decirle que no era nada y que era un ser inferior y todas esas cosas que había dicho ayer y que dice últimamente al perro. lo extraño fue que, no por repetidas, pierden fuerza porque inmediatamente el perro entró en un profundo subspace y volvió a empezar el ciclo de erección-dolor-erección. la jaula se ha convertido casi en un tormento permanente.
así siguió un espacio corto de tiempo hasta que quitó la mordaza de bola y la sustituyó por varias vueltas de cinta americana negra alrededor de la cabeza del perro. estaba tan tensa y pegada que notaba como estiraba los orificios de la nariz haciendo difícil respirar. las piernas estaban fuertemente atadas, al igual que las manos a la espalda.
y entonces el Dueño empezó a hacer breath control, como ayer, sólo con una mano, tapando la nariz. primero lo hizo con un trozo de tela sobre las fosas nasales, pero luego usó su propia mano. dos veces fueron suficiente para que el perro se revolviera, y la jaula convirtiera en tortura su erección. también bastó eso para que el Dueño se corriera viendo al perro sufriendo indefenso.
cuando terminó, el perro estaba en un estado tan profundo que no era capaz ni de mirar al Dueño. no había ninguna barrerra, ningún vestigio del ego. el perro se sentía completamente dominado y apenas podía siquiera hablar. lo único que pensaba era “ojalá pudiera vivir en este estado toda la vida”. seguramente sería imposible hacerlo, pero sí que le gustaría mantenerlo la mayor parte del tiempo.
aún atado, el Dueño le puso una capucha al perro, la que ha usado últimamente que es la que sólo tiene un orificio para la nariz. esto sumió al perro en la oscuridad y, no conforme con eso, el Dueño tapó los oídos del perro con unos cascos como los que usan los obreros para protegerse del ruido.
el perro pensaba que no podría bajar más en el subspace, pues aún bajó otro escalón. de pronto se sintió un ser sin voluntad, sin capacidad de elegir, sin deseos ni libertad. el perro se sintió un auténtico objeto, como hipnotizado. estaba en una estado muy, muy profundo de sumisión. y estuvo así un buen rato, a oscuras y en silencio interior y exterior.
cuando el Dueño llegó y le quitó todo eso, el perro seguía completamente “¿alienado?”, como ajeno a él mismo, no podía mirar al Dueño, así que mantuvo la vidta fija en el suelo mientras lo llevaban a la cocina a comer y le desataba las manos que aún tenía atadas a la espalda. pocas veces el perro se había sentido así y le costó varios minutos volver a la “normalidad”.
por la tarde perro y Dueño fueron al museo del prado. hacía años que ninguno de los dos iba, así que fue una experiencia interesante para ambos. estar con el Dueño delante de velazquez, tintoreto o el greco no es algo que muchos esclavos puedan hacer. la sumisión no es estar siempre atado y amordazado, ojalá, sino que también es estar al lado del Dueño mientras disfrutan ambos del arte.
después de llegar a casa y descansar un poco, salimos a cenar al vips, otro de los rituales de las visitas del perro al Dueño. estuvo muy bien. fuimos los dos con nuestras sendras, y el esclavo dejando vislumbrar su cadena y su candado alrededor del cuello. es bastante discreto y sólo los que están en el rollo serían capaces de identificar el significa del símbolo.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD de nuevo jerarquía y de nuevo Vieja Guardia

en la jerarquía de la Vieja Guardia llevar chaps de cuero estaba por debajo de llevar completamente los pantalones de cuero. se consideraba que estaba menos comprometido con el grupo y menos inserto en la cultura bdsm. tal sería el caso del tío de la foto.
sin embargo en el mundo actual las cosas han cambiado. salvo en el ambiente motero los chaps han pasado a convertirse en una prenda fetiche, frente a los pantalones de cuero que son más posibles en un entorno vanilla. si a esto añadimos las altas botas tipo wesco y la chupa que se percibe más allá de las piernas, podemos afirmar que estamos sin duda ante un fetichista del cuero que, comprometido a no con la comunidad, no da lugar a dudas.

día 1660 de esclavitud, 108 de castidad

los ordeños no rompen la castidad, y por tanto el contador no vuelve a cero. así lo ha ordenado el Dueño y así lo hace el perro. 108 días sin un orgasmo y con la jaula puesta, que ahora se ha vuelto problemático porque, al usar el Dueño a su perro, cada encuentro es una experiencia dolorosa. el perro se empalma y la jaula se vuelve un tormento. puede que llegue un día en que el perro ni siquiera pueda empalmarse porque su mente aprende a vincular ese hecho con el dolor de la jaula que lo aprisiona.
el Dueño dejó dormir al perro hoy y después de ducharse y desayunar, el Dueño puso al perro a trabajar en el salón. el Dueño dijo al perro que últimamente sus post eran muy repetitivos y sun duda tiene toda la razón del mundo pero últimamente el perro no ha podido sentarse una mañana a escribir, como ha hecho hoy, y además como lo ha hecho.
el perro, desde que pisa madrid, y se encuentra con el Dueño, lleva la cadena y el candado puestos, y no se la quita el Dueño hasta el aeropuerto de regreso. además hoy el Dueño añadió el collar de cuero negro y amordazó al perro con una serie de cintas americanas negras que taparon su boca todo el tiempo que estuvo trabajando.
fue una mañana genial, preludio de lo que el Dueño ha prometido será la vida del perro. además de eso, la mordaza, el collar, la cadena y la jaula, el perro llevaba las botas de goma altas y una camiseta.
así se puso a trabajar y escribió el blog, el diario, leyó y estuvo en silencio centrado haciendo trabajo intelectual mientras el Dueño hacía sus cosas. no hubo nada pornográfico, todo fue sumisión y obediencia.
al final de la mañana el Dueño apareció donde estaba el perro con una cuerda, con la que ató al perro las manos y lo llevó al mismo salón de ayer. allí se tumbó y el perro se tiró en el suelo a sus pies. así, amordazado, le hizo restregarse con sus botas y sus pantalones de cuero. de nuevo el dolor del perro al empalmarse pero no podía parar. no quería parar.
a continuación el Dueño cogió una de las capuchas que había traído el perro, la que sólo tiene un orificio para la nariz, y se la puso, sumiendo al perro en la oscuridad pero pudiendo aún oler el cuero y las botas. mientras tanto el Dueño volvió a “torturarlo” con sus palabras diciendo: “Eres un ser inferior”, “No eres más que un objeto”, “Estás sometido a un ser superior y debes obedecerme”. todas estas palabras iban sumiendo al perro en un estado de subspace muy profundo.
de pronto dice el Dueño, “Ahora te vas a ordeñar como ayer”, y quitó al perro la capucha y la jaula. como ayer el perro tardó escasos minutos en ordeñarse, y como ayer fue una experiencia desagradable casi dolorosa y nada placentera.
si esto sigue así, ordeñarse se convertiría en el castigo perfecto porque no sólo no está produciendo placer al perro sino que está siendo algo muy desagradable, una nueva función psicológica completamente insatisfactoria. desde luego hoy tampoco se ha roto la castidad.
el perro está siendo el primer sorprendido de todo esto y cree que merece una reflexión sobre lo que está ocurriendo cada vez que se ordeña. es el equivalente de comer arena.
después de limpiarlo todo, el Dueño llevó al perro a la cocina a comer y tras una pequeña siesta ambos pasamos la tarde con un amigo del Dueño. para el perro es algo extraño estar en la vida social del Dueño pero también es algo inevitable porque forma parte del proceso de integración en la vida del Dueño.
tal vez tras el Gran Salto sus amigos me conozcan como su secretario, algunos como su esclavo. la dimensión social es una dimensión importante en toda relación y en esta también lo es.
estuvimos con este amigo del Dueño prácticamente toda la tarde, y luego, tras cenar, fuimos a dar un paseo por chueca. la idea original era sentarnos tranquilamente a tomar algo en la plaza, pero se nos había olvidado que era viernes por la noche y estaba a rebosar, así que seguimos paseando. fue muy agradable.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD temporadas y símbolos

sin duda agosto no es el mejor mes, al menos en canarias, para usar cuero, pero un fetichista no puede renunciar a lo que le conmueve por dentro, y eso es el cuero. da igual lo bien que pueda estar alguien, mejora exponencialmente con una prenda de cuero.
en el caso de la FdD de hoy hay un simbolismo en la corbata y en las dos tiras del pantalón. ambos nos indican que a este Amo le gusta el bondage, atar a sus esclavos, algo que se ve reforzado por el hecho de llevar unas esposas en las manos. en algún lado hay un esclavo esperando a ser aprisionado con ellas. ojalá pudiera ser este perro.

día 1659 de esclavitud, 107 de castidad

por fin hoy el perro se ha puesto a los pies de su Dueño, después de casi tres meses. el perro se levantó muy temprano porque el avión salía a las seis y media. rápidamente metió lo imprescindible en una mochila y salió para el aeropuerto. el viaje fue más llevadero de lo que pensaba y se le hizo corto.
el Dueño tenía cosas que hace, así que el perro cogió el metro para el centro. primero fue a fnac a cumplir su encargo. hacía calor y sudaba mucho. en fnac se estaba bien y el perro encontró lo que buscaba. luego fue hacia chueca, a sr. allí compró una mordaza de cuero tipo brida de caballo, para ofrecérsela al Dueño por su santo.
a continuación siguió hacia berkana donde se encontró con un nuevo comic de tagame. bueno, el comic es antiguo pero ha sido editado en papel en inglés. el perro compró uno para él y otro para el Dueño. ese es uno de los rituales. todo lo que se ha publicado en españa de tagame lo tiene el Dueño y todo se lo ha ofrecido el perro en sus viajes. el perro siguió mirando libros, su debilidad. lo normal hubiera sido ir a d´mystic y tomar algo. eso es lo que el perro hace en todos sus viajes, pero esta vez no lo hizo y cogió rumbo a casa del Dueño. estaba bañado en sudor así que se paró a hacer tiempo en un bar donde pidió unas cañas y una cerveza.
recibió una llamada del Dueño diciéndole que debía estar en la puerta de su casa a las dos y cuarto, y allí fue.
nada más entrar, sin mirar siquiera al Dueño que había abierto la puerta, el perro cayó de rodillas y se agarró a sus botas, lamiéndolas. eran las sendra repujadas que siempre lleva cuando el perro llega porque fueron las botas que llevaba cuando perro y Dueño se encontraron por primera vez, porque fueron las botas con las que “capturó” al perro.
como en otras ocasiones empezó a hablar y a introducir al perro en un estado de subspace con sus frases tipo: “ya has llegado”, “estas en casa”, “esta es tu auténtica vida”, “siente las botas de tu Dueño”., “agárrate a ellas porque nada malo te puede pasar”, etc.
el perro iba entrando rápidamente en un estado de sumisión profundo sobre todo porque, además llevaba los pantalones de cuero. su olor, su tacto, ponía al perro a cien. a partir de ese momento el perro estuvo en un estado casi permanente de dolor porque llevaba puesta la jaula de metal, que se había colocado en barajas nada más aterrizar. eso le acompañó casi toda la tarde, el dolor de la excitación.
estaba el perro lamiendo sus botas cuando el Dueño se da la vuelta y, desde atrás, coloca al perro la cadena y el candado, el máximo símbolo de que es un esclavo de su propiedad. pero no siendo suficiente con eso, el Dueño le pone el collar de cuero negro que lleva sujeto una correa.
el Dueño también lleva una fusta con la que acaricia al perro, que sigue a cuatro patas lamiendo las botas y el cuero de su Dueño. entonces el Dueño tiró de la correa y llevó al perro a cuatro patas por todo el pasillo hasta un cuarto de estar donde había aire acondicionado. El se sentó en el sofá y el perro se tumbó a sus pies, poniendo su cabeza en su regazo, cubierto del cuero.
-Acaricia el cuero de tu Dueño, perro – dijo El.
la jaula dolió aún más. el perro estaba muy excitado y la presión aumentaba. sin embargo interiormente le inundó un sentimiento profundo de paz y tranquilidad. el perro no dejaba de acariciar las botas y el cuero de su Dueño, mientras El seguía hablando, diciendo cosas que perforaban la mente del perro como metiéndolo en un estado hipnótico.
-Para mi eres un objeto de mi propiedad, un ser inferior que sirve a un ser superior… es el orden natural de las cosas… así debe ser todo, tú a mis pies y yo sobre ti- decía el Dueño.
cada frase era como una gota que iba perforando la cabeza del perro haciendo que cayera por un agujero hasta el lugar más profundo de sumisión.
el perro había llevado una fusta que el Dueño llevaba en la mano hasta la sala de estar. la había llevado en la boca y el Dueño la cogió y empezó a decirle que le excitaba su dolor, que sufriera en silencio y le ofreciera ese sufrimiento. justo acababa de levantarse para salir al pasillo cuando el perro se quitó rápidamente la camisa y se bajó ligeramente los pantalones mientras se postraba entre las botas del Dueño. el culo quedaba en algo, al igual que la espalda y el mensaje era claro:”soy suyo y le ofrezco este cuerpo por si desea torturarlo”.
el Dueño lo entendió enseguida y dijo: “Voy a darte diez, sólo diez, pero aumentando en intensidad. Tú agárrate a las botas”; y así lo hizo el perro.
fueron diez azotes que el Dueño dio al perro y con los que éste no se movió, ni emitió ningún sonido. cuando se hizo el diez, el perro se puso erguido de rodillas y se metió la polla del Dueño en la boca y comenzó a comérsela al tiempo que El lo acariciaba y le decía que estaba orgulloso de su perro. el perro estaba en la gloria.
a continuación el Dueño llevó al perro a su habitación y colocaron allí las cosas. luego el perro se duchó y al salir ya se puso las botas altas de goma. cuando se mira al espejo vio lo que realmente era, un perro esclavo porque sólo llevaba la cadena, la jaula y las botas.
antes de ducharse el Dueño le quitó al perro la jaula y le ordenó que se tumbara en la ducha boca arriba. el Dueño se bajó los pantalones y el perro supo lo que vendría a continuación. el Dueño orinó sobre su perro, tomando posesión de lo que es suyo, bautizándolo con su orina mientras el perro se humillaba y excitaba cada vez más. el perro también suplicó permiso y él mismo se orinó sobre él. sentir todo ese líquido caliente encima de uno le ayudó aún más a darse cuenta que había llegado a casa. cuando el Dueño terminó le ordenó limpiarse.
entonces lo llevó al dormitorio y el Dueño se tumbó en la cama. a continuación ató al perro las manos por delante y le puso la mordaza que éste le había ofrecido nada más llegar.
-”Es una mordaza muy de Dueño”- dijo el perro.
a continuación acarició al Dueño hasta que éste se corrió, tumbado a su lado, no sin antes atarle los pies al perro. tras esto llevó al perro a la cocina, aún con las manos atadas. allí lo desató y comieron, el perro con la cuerda atada al cuello.
después de la comida volvió a llevar al perro al dormitorio y dijo:
-Ahora quiero que te ordeñes.
ató las manos al perro por delante, le puso una mordaza de cinta y le quitó la jaula de metal. el ordeño fue una experiencia tremendamente desagradable para el perro. no tardó ni tres minutos, literalmente. la leche salió casi con dolor. no hubo ruido, ni un gemido y por supuesto no hubo orgasmo. el perro llevaba varias horas excitado y cuando creía que se iba a desahogar, tiene una de las experiencias más desagradables que recuerda con el sexo. sintió como vergüenza, pero también confusión. ¿será ya incapaz de sentir placer alguna vez? ¿ tan condicionado está con su vida en castidad? fue muy desagradable incluso como dice el perro, doloroso.
no lo compartió con el Dueño porque no venía a cuento pero algo se quebró en el perro: la certeza de que tal vez eso de que ya no tendrá un orgasmo no era una fantasía ni una idealización. sólo los hombres tienen derecho a orgasmos. los animales y objetos animados sólo podemos ser ordeñados como medida de salud.
hoy el perro se sintió un auténtico ser inferior, ordeñándose y los sentimientos que tuvo fueron eso precisamente. tras ordenar limpiarse, y limpiar lo que había en el suelo, el Dueño ató al perro en la cama: manos por delante con cueras y pies.
-Ahora, duerme una siesta, que te has levantado temprano.
y el Dueño salió dejando al perro atado en la cama. el perro durmió así durante un tiempo, dos horas le dijo el Dueño más tarde, porque no tenía forma de controlar el tiempo. en madrid el tiempo se altera para el perro.
cuando el perro se despertó el Dueño estaba en la habitación y salieron al cuarto de estar del principio.
llevaba una camiseta negra, las botas de goma alta, la cadena con el candado y la jaula dentro de unos calzoncillos. perro y Dueño estuvieron un rato hablando y entonces el Dueño volvió a atar al perro, esta vez con las manos a la espalda. luego ató los pies y puso al perro una fuerte mordaza de tela alrededor de la boca.
lo sentó en una silla y empezó a “jugar” con él. volvió a utilizar las palabras como forma de excitación: “Eres mio”, “Me perteneces y puedo hacer contigo lo que quiera”, “Necesitas ser humillado porque vienes muy subido”; “¿Verdad que necesitas humillación?”. a todo esto el perro no pudo sino asentir con la cabeza.
entonces el Dueño hizo una cosa que no suele hacer al perro: le giró la cabeza hacia atrás y le escupió. si la intención era humillar al perro, el perro se sintió profundamente humillado, y eso en este caso, se traduce en una entrega aún más total y definitiva, una caída de barreras y resistencias.
a continuación empezó a hacer al perro breath control, sólo tapando la nariz del perro con los dedos. como tenía la mordaza puesta, el aire le faltó al perro en poco tiempo. el Dueño esperaba y hasta que el perro no se resistía en busca de aire, no lo soltaba para que pudiera respirar.
hizo eso un par de veces y a continuación el Dueño se corrió sobre el perro, en las botas que el perro llevaba.
después vino la cena y nos sentamos a ver una película. fue la primera vez que no se sentó el perro en el suelo a los pies de su Dueño.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD original

un acto simple, sencillo, que se repite cientos de veces a lo largo y ancho del mundo, allí donde haya una pareja D/s sea gay, hetero o de cualquier tipo. tal vez sea el acto más originario, el primigenio de una relación bdsm, el besar o lamer las botas, o los pies del Dominante.
nada hay más sencillo, nada hay más básico, y nada establece la jerarquía como este gesto. uno puede llegar después de haber estado dando órdenes todo el día, por ser jefe o tener una responsabilidad, o incluso de manejar millones, si trabajas en un banco, pero basta con que te arrodilles y lamas las botas de tu Amo para que recuerdes qué eres y a quien perteneces. órdenes y millones quedan atrás. sólo eres un esclavo y perteneces al Dueño de esas botas. a El pertenecerás a partir de ese momento.

día 1658 de esclavitud, 106 de castidad

un perro sabe que necesita reencontrarse con su Dueño cuando proporcionalmente la no-vida está más presente que su auténtica naturaleza. y ya es hora.
aunque teóricamente de vacaciones, el perro ha tenido que resolver cuestiones del trabajo hoy. por la tarde se negó a hacerlo y estuvo, con permiso del Dueño, tomando café y despidiendo a un conocido que emprende un largo viaje.
mañana saldrá para madrid, a pasar unos días con su Dueño. ya ha recibido instrucciones: capucha cerrada y con cremallera, ipod, protector bucal, mordaza de tubo y poco más. el Dueño ha permitido al perro viajar con zapas, por el calor y por lo corto del viaje, cuatro días, pero al perro le esperan las botas en madrid, unas sendras y las de goma. el perro supone que el protector bucal es para pasear por madrid amordazado sin que se den cuenta, y las capuchas y el ipod para alguna sesión de reprogramación, pero sólo son suposiciones porque quien decidirá todo a partir de mañana será el Dueño. ojalá esa fase fuera real siempre y el perro sólo tuviera que obedecer. sería el estado ideal para un perro natural.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

FdD elegancia fetichista

a pesar de lo que pueda parecer, la elegancia no está reñida con cierto toque fetichista, como vemos en la FdD de hoy. una persona en el trabajo enchaquetado, con un toque sport por los vaqueros pero elegante en los complementos: gafas y reloj.
sin embargo las botas, sin dejar de ser igualmente elegantes, le da un toque fetish que llamaría la atención de cualquier amante del bdsm. es la combinación perfecta, porque el perro lo imagina reunido, en un consejo de administración, tal vez haciendo trato de miles de euros, pero a la vez mostrando que tiene unos gustos concretos, y dando pie a quien desee arrodillarse y lamerle las botas que pueda suplicarlo y hacerlo.

día 1657 de esclavitud, 105 de castidad

el perro se ha rapado hoy. es un gesto de humillación, de sumisión porque preocuparse excesivamente por la estética alimenta el ego. el perro se rapó al uno con la máquina y quedó muy cómodo por el verano, otra ventaja de esta práctica. por falta de tiempo el perro no pudo raparse los genitales pero lo hará en estos días, antes de presentarse ante su Dueño.
hoy el perro ha tenido un mal día en su no-vida, sobre todo por la incompetencia de algunos. el perro no tiene derecho a enfadarse, eso sería nuevamente el ego, pero sí le gustaría que la gente hiciera su trabajo, con un mínimo de consideración sería suficiente.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

bienvenidos

bienvenidos al espacio virtual de diario de un esclavo. aquí encontrarás el camino que está recorriendo un perro hacia la sumisión y la obediencia ciega, de su vivencia como una propiedad de su Dueño.
si deseas dejar algún comentario sobre las entradas o sobre cualquier cosa puedes hacerlo enviando un email a
diariodeunesclavo@gmail.com

etiquetas por temas

Anteriormente

calendario de entradas

octubre 2014
L M X J V S D
« ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

dias online

dias de esclavitud

alejado de su Dueño

castidad

twitter